Cuando la capacidad de ser creativa se transformó en algo escencial y necesario en mi vida tuve que comenzar a buscar la inspiración. Dejé de esperar que venga a mí y comencé a ir tras ella.

Fue de esta manera que aprendí que la inspiración es una habilidad, y como cualquier habilidad se puede estimular, practicar y desarrollar.

La inspiración es la chispa que enciende el fuego de la creatividad.

Con estos simples consejos mi objetivo es brindarte ejercicios para qué crees tu propia manera de encontrar la inspiración. Esto va a ayudarte en la concepción de ideas para superar desafíos creativos y para la creación y concreción de tus proyectos.

El primer paso es realizar 2 listas.

  • En la primera lista escribirás actividades que te guste hacer. Ejemplos: hacer una caminata de 20 minutos; escuchar el álbum favorito de mi banda preferida; etc.

Esto te ayudará a conectar contigo e invertir tiempo de distensión.

  • En la segunda lista escribirás todas las cosas que quieres hacer y aún no las has hecho; desde la actividad más simple (ej: aprender a cocinar la receta de torta de manzanas que hacía tu abuela) hasta la más compleja (ej: aprender a pilotear un avión). No importa la complejidad de la lista y la extensidad, es importante que escribas todo lo que se te ocurra, lo que quieras y lo que creas puede ser posible en algún momento de tu vida.

Esto te ayudará a hacer y aprender cosas nuevas, conectar con actividades y personas diferentes y a ampliar tus puntos de vistas.

Vas a elegir una actividad de las dos lista y vas realizarla cuanto antes. Puedes hacerlo tan seguido como creas necesario. También puedes agregar actividades a medida que se te vayan ocurriendo.

El segundo paso es responder estas simples preguntas antes y después de realizar alguna de las actividades de tu lista número uno o número dos tu actividad. Responde con total sinceridad, las respuestas son para y hacia tí.

Antes de realizar la actividad:

  • ¿Qué creo que me puede aportar hacer esta actividad?

Después de realizar la actividad:

  • ¿Qué puedo rescatar de esta actividad?
  • Si hubo algo que me inspiró ¿qué fué y por qué lo hizo?

Recuerda que mientras más presente y consciente del aquí y ahora estés, más susceptible a los momentos de inspiración estarás. Puedes acompañar tu actividad (de ser posible) con algunas respiración suave, profunda y constante por un par de minutos.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies